Como seres humanos estamos creados para convivir con otros seres de nuestra misma especie, ya sea para reproducirnos o mantenernos seguros . Entonces se puede decir que es parte de nuestra naturaleza el ser SOCIABLES.

Y mira todo lo que hemos logrado como sociedad, el estar unidos nos permitió dar pasos grandes a través de la historia, hemos logrado avances enormes con el pasar de los años. O sea, como sociedad si somos capaces de poder seguir avanzando y mejorando la vida de nuestra propia gente.

¿Pero qué pasa con el individuo?

¿Se siente bien siendo parte de esa sociedad?

¿Se pudo adaptar con el tiempo?

La respuesta es compleja, ya que vivimos en un lugar donde no encajamos al 100%, donde si encontramos gente con la que nos sentimos cómodos, pues, también hay gente con la que no llegamos a congeniar; porque dentro de nuestra sociedad, vivimos en sub grupos donde no encajamos a la perfección con todos sus integrantes, puedes tener un grupo de amigos en el barrio, puedes tener un grupo en el colegio, trabajo, tu propia familia; y no encajar en alguno.

Entonces esas pequeñas rupturas dentro de nuestra sociedad, son  las que nos causan miedo e inseguridad, porque a veces sentimos que DEBEMOS agradarle a todas las personas de forma obligatoria. El problema radica cuando nos obligan ( o nos obligamos) a caerle bien a alguien.

Es algo común que quieras agradarle al jefe de una empresa que puede darte trabajo, al docente de materia más difícil de la universidad, a alguien que tiene un cargo muy importante, o una persona que te GUSTA, y algo que me pasó una vez y que es casi seguro que a ti también …querer agradar a tus suegros.

Recuerdo que una vez que el papá de mi ex pareja, hizo el chiste más aburrido del mundo y tuve que reír a la fuerza por caerle bien, mi risa era más falsa que la seguridad de nuestros datos en Facebook; mientras reía, dentro de mi decía: Que baboso es este señor.

SEGURAMENTE DEBES TENER ALGUNA HISTORIA IGUAL Y ME GUSTARÍA QUE LA COMPARTAS EN LOS COMENTARIOS

Como ya te diste cuenta, siempre va haber alguien al que nos esforzamos por agradar. Pero ese es el peor sentimiento que podemos tener. Ya que la realidad es que NO ESTAMOS OBLIGADOS A AGRADARLE A NADIE, no hay un regla, o un artículo en alguna constitución de tu país que te obligue a actuar asi.

Cuando hacemos eso, siempre nos queda esa sensación de que estamos dejando de ser nosotros mismos ,para convertirnos en lo que creemos que la otra persona puede esperar de nosotros. Y ese es un gran daño que nos hacemos; comportarnos de forma diferente a lo que de verdad somos.

Ahora tampoco debemos irnos al otro extremo, el hecho de que no queramos agradarle a una persona, no quiere decir que debemos caerle mal. Ya que vi mucho ese comportamiento, es como que la persona se pone “modo defensivo”.

Entendamos algo, Y ES EL PROPOSITO DE ESTE POST, la mejor forma de agradar a una persona o morir en el intento, es “SER TÚ MISMO” y permitirte conocer a la otra persona, hacer preguntas y escuchar las respuestas, a lo mejor tienes algo en común. Ahora cuando estoy viviendo una situación en la que debo agradar a alguien, por ejemplo, estoy conociendo a una mujer que me gusta, lo primero que hago es, darle el mejor regalo que puedo y es SER YO MISMO, después hago preguntas de forma amable, mostrando genuino interés. Si las cosas no salen bien y no llegamos a buen puerto; me voy muy tranquilo, ya que, si una mujer me rechaza (yo sé que suena fea esa palabra, pero no se me ocurre otra) prefiero que sea por ser como soy y no por actuar o fingir ser alguien diferente.

La próxima vez que te toque vivir una situación parecida, debes recordar estas cuatro reglas:

  • Ser siempre TÚ MISM@.
  • No estás obligad@ a agradarle a alguien.
  • Mostrar genuino interés.
  • No preocuparte por el resultado.

Recuerda siempre que descubrir lo que de verdad eres, te va ayudar a que conozcas gente genuina y que le agrade tu forma de ser, porque seamos honestos, todos queremos conocer al verdadero ser que vive dentro de ti.

Categorías: Autoestima

Arnaldo Guillén

Dejé de esperar que la gente llene mi vida... ... y empecé a llenar la vida de las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *