Es una pregunta muy difícil de responder, si es que te pones a pensar seriamente.
Desde muy pequeños nos han formado de una manera diferente a lo que de verdad somos, ya que nos moldearon para comportarnos de la forma que nuestros padres, o la gente mayor que estaba a nuestro cuidado, lo quería.

Y a base de repetición, nuestro VERDADERO YO quedó muy adentro de nosotros. Y eso se repitió mucho mientras íbamos creciendo, en distintas etapas de nuestra vida. Entonces nuestro YO fue enterrado por todas las cosas que nos prohibieron  y nos obligaron a hacer.
Era muy normal que nos hagan callar cuando había un adulto hablando, también que nos obliguen a prestarle algo a algún niño que no nos agradaba, incluso, que nos ordenen quedarnos en lugares donde no nos sentíamos cómodos.

Al ir creciendo la gente de nuestra edad, y en muchos casos, nuestros amigos, fueron los que continuaron cambiándonos para poder encajar en su mundo; un ejemplo muy claro son los roles que teníamos en el colegio; por un lado estaban los “nerds”, por otro lado los deportistas, las chicas “fashion”, atrás estaban los más “vagos”, por otro lado  las rebeldes, los adinerados del curso y en la vereda del frente, los que no tenían dinero.

Y al igual que pasa en la mafia, cuando caes en algún grupo, es muy difícil salir. Ya que si estabas catalogado como uno de los “vagos” del curso, era muy difícil que en alguna tarea de grupo hagan valer tus ideas, o si eras una de las chicas fashion, era muy complicado que las rebeldes te incluyan en su mundo.
Fue así que cuando llegamos a ser grandes, y en muchos casos aun siendo adolescentes, nos cuesta mucho entender la frase “SÉ TÚ MISMO” ya que cuando nos dicen eso, lo primero que hacemos es actuar como los demás nos moldearon o simplemente adoptamos una personalidad que creemos que es buena para nosotros.

Y acá es donde salta la pregunta:

¿Cómo puedo encontrar a mi verdadero YO?

La regla numero uno es : NO ESTÁS OBLIGADO A AGRADARLE A NADIE. Quítate esa idea de que debes agradarle a una persona. Hice un post dedicado sólo a ese tema y puedes leerlo entrando AQUÍ.

Otra de las reglas importantes es “ESCUCHAR A TU CORAZÓN” y sé que suena muy ambiguo, porque si escuchas literalmente a tu corazón solo escucharas latidos. Escuchar a tu corazón significa estar alerta a tus emociones, tus buenas emociones siempre te dirán que estás haciendo algo que es muy propio de ti.

Un ejemplo puede ser, cuando escuchas o ves a alguien tocar una guitarra, SI hay algo que salta dentro de ti, definitivamente, es algo que está en tu interior y te hace feliz, tal vez lo tuyo es aprender a tocar la guitarra. Y no lo digo con el concepto de que te vuelvas una estrella y ganes millones de dólares, lo digo porque sin importar si hay alguien o no, tú te sientas bien contigo mismo cuando tienes la guitarra en tus manos y puedes tocar la canción que desees.
A eso me refiero cuando digo que escuches a tu corazón, ya que esa emoción o pasión que sientes por algo, es lo que resuena en ti y eso sin duda alguna es lo que de verdad eres.

Y para terminar, hablemos de tu forma de comportarte con otras personas. Para poder descubrir como era mi comportamiento natural, tuve que probar varias personalidades. Y lo hice experimentando varios comportamientos al entrar a comprar algo a una tienda.

Primero intenté ser muy directo; si entraba a una librería a comprar hojas, pues, lo único que hacía era pedir las hojas sin decir, buenos días, gracias, o hasta luego. En pocas palabras, sin nada de educación. Queda por demás decir que no me sentí cómodo con esa actitud.

En otra ocasión  entré a una tienda con una gran sonrisa y le dije a la dueña: Muy buenos días, mi hermosa dama, espero que esta mañana el señor sol entre por su puerta, y llene de luz y prosperidad su maravilloso negocio. Tendría la gentileza, si no es mucho pedir, de venderme hojas, por favor…es obvio que no dije eso textualmente, pero solo escribí eso para que vean la forma tan exagerada de expresarme. Está demás decir que tampoco me sentí cómodo.

Pero al ir experimentando descubrí varias cosas sobre mi personalidad; ahora lo que hago es entrar a una tienda, saludar , pedir las hojas, pagar y dar gracias. Entre las cosas que noté, está el hecho de que no me gusta sonreír en ese tipo de situaciones, siempre escuche que hay que sonreír a las personas, regalar sonrisas y demás, pero me di cuenta que no me siento cómodo haciendo eso.

Y cuando entendí que yo era así, deje de pelearme con esa idea y empecé a sentirme bien con mi verdadero yo, fue así que con cada experimento que hacía, descubrí poco a poco quien era en realidad y al llegar a ese punto sientes mucha paz en tu vida. Vas a notar que la gente se va sentir más cómoda a tu lado, porque tú mismo disfrutas ser tú, por ende, otras personas también lo disfrutaran. No pierdes nada intentándolo, pero si llegas a descubrir a tu verdadero YO, te prometo que todo será mejor en tu vida.

El cambio empieza por ti…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *